El Trigo y el Síndrome del intestino que gotea

El trigo en las dietas se ha relacionado con la permeabilidad intestinal, también conocida como intestino agujereado, que comenzó como una teoría entre el público de la medicina alternativa, pero que desde entonces se ha demostrado que es un síndrome real y medible.

La ciencia todavía está tratando de averiguar los pormenores de todo el proceso, lo cual es una de las razones por las que muchos médicos tardan (o no) en reconocer y diagnosticar las pérdidas intestinales. He aquí un resumen rápido de cómo funciona su intestino – bueno, no funciona – cuando el intestino que gotea asoma su cabeza, y compruebe algunos síntomas que no se da cuenta de que están relacionados con esta afección.

¿Qué le pasa a tu instinto?

Comprender las tripas con fugas puede parecer una tarea desalentadora, pero en realidad no lo es. Piense en la ducha de su cuarto de baño forrada con azulejos de porcelana y lechada. Las baldosas y la lechada tienen que ser impenetrables para proteger el espacio detrás de ellas. De lo contrario, el moho y la putrefacción pueden ocurrir con el tiempo, a menos que se detecte el problema temprano y se selle el grout antes de que el daño sea total.

Ahora aplica estas imágenes a tu intestino. Los azulejos de la ducha son ahora las capas externas de las células intestinales, también conocidas como células epiteliales, que absorben los nutrientes. Las células epiteliales permiten que sólo pasen los elementos deseables (como los nutrientes debidamente descompuestos de los alimentos).

Los espacios entre las células epiteliales se llaman uniones apretadas (ver la figura); su trabajo es llenar el espacio entre las células que están trabajando para absorber los nutrientes apropiados. Al igual que la lechada alrededor del azulejo del baño, se supone que las uniones apretadas son impermeables.

Crédito: Ilustración de Kathryn BornTight Las uniones en las celdas no siempre son tan estrechas como deberían ser.

Sin embargo, ciertos factores externos como el trigo, el estrés y los antibióticos pueden provocar que las uniones apretadas se duerman en el trabajo con el tiempo. El descubrimiento de una proteína llamada zonulina en el año 2000 hizo que los científicos se dieran cuenta de que las uniones apretadas no eran tan apretadas.

Al igual que la lechada del baño puede desgastarse con el tiempo y proporcionar menos protección contra los invasores, también los empalmes estrechos pueden llegar al punto de permeabilidad. Después de que se comprometen, las uniones apretadas se abren como puertas y permiten que los indeseables como los alimentos no digeridos, las toxinas y otros desechos entren en el torrente sanguíneo.

Alessio Fasano: descifrando el código de las tripas que gotean

Alessio Fasano es el hombre responsable de descubrir la proteína zonulina. La zonulina es esencial para la pérdida de intestino y la enfermedad autoinmune. Con este descubrimiento, Fasano abrió un mundo de tratamiento que cambió el énfasis a los intestinos y se alejó de tratar solamente los síntomas de varias enfermedades individuales. Sin embargo, al hacerlo, implicó a los granos llenos de gluten, como el trigo, como uno de los principales culpables.

Fasano señala tres cosas que deben estar presentes en muchas enfermedades, como la celiaquía o las enfermedades autoinmunes. Son

  • Una predisposición genética a una enfermedad en particular.
  • Un factor ambiental que inicia la respuesta inmunitaria.
  • Una forma de cruzar las barreras de seguridad que el cuerpo ha establecido para evitar que ciertas enfermedades causen daño. En el caso de la enfermedad celíaca y las afecciones autoinmunes, ese cruce es una fuga intestinal. En esencia, el intestino agujereado permite que los dos primeros factores trabajen juntos.

Desafortunadamente, la enfermedad celíaca es la única enfermedad para la cual se sabe actualmente que el medio ambiente es el desencadenante. Y de los tres factores, sólo la disposición genética está completamente fuera de su control.

La reacción en cadena que sigue es algo así como lo siguiente:

  1. Las uniones apretadas no permanecen cerradas y permiten que los indeseables pasen a través y dentro del torrente sanguíneo.
  2. El hígado trata de filtrar a los huéspedes no deseados, pero está abrumado por el flujo de patógenos, toxinas y alimentos no digeridos.
  3. Al darse cuenta de que los invasores peligrosos están escapando, su sistema inmunológico hace todo lo posible para eliminar a los invasores, pero también está abrumado.
  4. Los invasores deambulan por el cuerpo a voluntad y se asientan en varios tejidos, lo que conduce a la inflamación en esas áreas en particular.
  5. El sistema inmunológico está ahora en alerta roja y trabajando en todos los cilindros sólo para mantenerse al día con sus deberes normales (defender el intestino, limpiar la sangre y protegerse de los patógenos), además de tratar la inflamación localizada. Las condiciones autoinmunes pueden seguir.