9 formas de cuidar tu coche en esta pandemia

Las flores están floreciendo y los días se están alargando. ¡Eso significa que es hora de carreteras despejadas y viajes de verano! La sal, el hielo y las frías temperaturas invernales pueden haber afectado a su vehículo, y una inspección adecuada puede ayudarle a viajar con confianza durante todo el verano.

Pero, ¿por dónde empezar? ¿Tal vez en los envoltorios de comida rápida que se acumulan en la parte de atrás? O quizás siguiendo nuestros 9 consejos para el cuidado del automóvil durante el verano para ayudar a que su vehículo funcione al máximo en el calor del verano. Desguace su coche en: www.despiecesde.com

Lave su vehículo

Los residuos de sal pueden causar oxidación, así que tan pronto como el clima esté por encima de los 33 grados, lava tu auto. Todo, desde los cables de los frenos hasta el motor, es asaltado por la mezcla invernal de sal, hielo, agua, arena y suciedad. Lavar su auto después del invierno puede prevenir el óxido de los bajos y ayudar a extender la vida útil de su vehículo.

Encere su vehículo

La cera proporciona una capa extra de protección, ayudando a prevenir los arañazos y los daños por el sol. La cera también facilita la limpieza del coche cuando entra en contacto con el polvo, el polen, los excrementos de los pájaros, las salpicaduras de insectos u otras lesiones oculares relacionadas con el verano. La cera también protege la pintura de su coche de los daños causados por el sol.

Inspeccione y reemplace las escobillas del parabrisas

La fricción de la nieve y el hielo puede dañar las escobillas del parabrisas. Cambie las escobillas del parabrisas después del invierno para mejorar el rendimiento durante las tormentas de lluvia u otras inclemencias del tiempo. Consulte el manual del propietario para saber cuál es el tamaño adecuado de las escobillas.

Revise el aire acondicionado

El verano puede ser muy caluroso en algunas zonas. Un aire acondicionado que funcione correctamente hará que la conducción sea más cómoda. Retire y reemplace el filtro de aire para evitar que la suciedad y el polvo obstruyan el sistema e impidan el flujo de aire adecuado. Limpie el condensador exterior y las bobinas del condensador. Compruebe que los residuos no obstruyan la línea de drenaje. Si la línea está obstruida, verá que el agua se acumula en el fondo. Si no tiene suerte, póngase en contacto con un especialista para que su aire acondicionado funcione correctamente.

Revise el sistema de enfriamiento

Compruebe los niveles de líquido del radiador con regularidad. Asegúrese de que el tanque de reserva o el tanque de rebose estén donde deben estar. Drene y enjuague el radiador, limpiando la suciedad y los contaminantes acumulados en el sistema de refrigeración del radiador de su vehículo. El enjuague empuja un gran volumen de agua u otro líquido de limpieza a través del radiador de su vehículo, para eliminar los desechos no deseados. Compruebe que los tapones y mangueras del radiador estén bien sujetos y revise periódicamente el tanque del radiador.

Cambiar el aceite

Un cambio de aceite ayuda a su motor a combatir el aumento de las temperaturas de verano. Considere la posibilidad de cambiar a aceite sintético completo si no lo ha hecho ya. El aceite sintético completo es menos probable que se descomponga a altas temperaturas.

Inspeccione el rendimiento general del motor

Inspeccione el PCV, el combustible y el filtro de aire, y considere la posibilidad de cambiarlo si no lo hizo al inspeccionar el aire acondicionado. Los filtros de PCV, combustible y aire sucios reducen el rendimiento del motor al arrastrar la suciedad y los residuos al motor del automóvil. Controle el funcionamiento del motor cuando conduzca el vehículo. Si su vehículo acelera lentamente o no responde, enjuague el motor para eliminar la suciedad y los residuos. Además, compruebe que la luz del motor no esté encendida. Si lo está, lleve su vehículo a un mecánico para averiguar qué es lo que está causando el problema.

Inspeccione las pastillas de freno

Escucha un chirrido, un sonido metálico cuando pisas los frenos. Este sonido significa que las pastillas de freno están demasiado gastadas. Si no oyes nada pero sigues sintiendo algún rechinamiento cuando pisas el pedal de freno, tus pastillas son demasiado delgadas. Si experimentas cualquiera de estos problemas, reemplaza las pastillas de freno antes de que causen un problema con el rotor, creando un problema mucho más costoso.

Inspeccione el líquido de frenos

La degradación del líquido de frenos causa una reducción en el rendimiento de frenado o incluso un fallo total de los frenos. El depósito del líquido de frenos suele estar cerca de la base del parabrisas del coche. El líquido debe estar limpio y cerca de la marca completa. Inspeccione también el nivel y el estado del líquido de frenos. Si se está quedando sin líquido de frenos o si el líquido de frenos es negro en lugar de marrón, reemplácelo.